a culminación del placer celestial

La marca Leysieffer, con una tradición familiar de más de 110 años, representa como ninguna otra el arte de la confitería. Ulrich Leysieffer abría en Osnabrück su primera pastelería en el año 1909; desde entonces, la empresa se encuentra ya bajo la dirección de la cuarta generación y atiende a sus clientes mucho más allá de las fronteras nacionales, hasta el lejano Pekín, para proporcionarles los bocados más deliciosos. El primer mandamiento del fundador, «calidad por encima de todo», sigue reflejándose hoy en la artesanía tradicional y nuestra utilización exclusiva de ingredientes naturales de alta calidad. Además solo producimos por encargo directo, para que todo lo que le llega al cliente sea verdaderamente fresco.

Leysieffer también ofrece desde 2015 productos propios a base de café que, junto con sus dulces celestiales, son un auténtico regalo para el paladar de los enamorados del placer.